05
Lun, Dic

El CF Talavera de la Reina vuelve a caer y la afición pierde su paciencia

C.F. Talavera
La afición del Club de Fútbol Talavera de la Reina ya no puede más con la situación del equipo y así lo expresó tras la derrota por 1-3 a manos del Club Deportivo Badajoz en otro partido más típico de esta temporada del conjunto entrenado por un Victor Cea que sigue contando con el apoyo a muerte de sus jugadores, como así lo reflejaban en posterior rueda de prensa los capitales Góngora y Vicente, pero no así de una torcida que solicitó la dimisión con más fuerza que en ocasiones anteriores y que también culpabilizó a los jugadores de que el equipo no esté alcanzando las expectativas de rendimiento que se tenían de este bloque a principio de curso.

Fue un partido que arrancó con el conjunto pacense hincando rodilla en tierra y realizando una protesta pacífica ante la situación en forma de problemas económicos que está viviendo el plantel en una temporada que también está resultado difícil para los extremeños, uno de los favoritos a pelear por los puestos de ascenso a Segunda División y que ahora mismo pelea por otros objetivos.

Echó a rodar la bola y salió bien el Talavera, como acostumbra a hacerlo cada vez que juega en El Prado pero ese dominio tampoco fue tan apabullante como otras veces y mucho menos las llegadas sobre el marco de Crettaz quien vería como un par de remates de Ernest Forgàs no veían puerta y eso sería lo más claro de los locales en los primeros 45 minutos. Y la verdad es que poquito más ofrecían los locales, con un Rodrigo que le ponía voluntad y con un Dani Pichin que se cansó de realizar desmarques de ruptura que no serían aprovechados por sus compañeros.

El Badajoz, por su parte, fue ganando peso en el encuentro con el paso de los minutos y en su primer disparo se pondría por delante, que es también lo típico este curso en el feudo cerámico. Palmeaba un balón desde el costado Rubén Miño, la pelota caía a los pies de un David Concha que remataba de volea y le salía en vez de ello un pase medido a los pies de Gorka Santamaría, quizá en posición antirreglamentaria, para batir en línea de gol al meta local y subir un 0-1 que sería con el resultado que acabó el primer acto.

En la segunda mitad los locales serían más incisivos en busca de la igualada y sometiendo a un rival que empezó a sufrir las entradas por el costado derecho y que se acentuaron tras la entrada de David Añón al campo. El gallego percutía y le daba al equipo otro matiz que hacía ver que el partido podía ser remontable con una afición que además creía en ello.

Y sus ilusiones aumentaron cumplida la hora de encuentro cuando Rodrigo hizo patentes sus virtudes por las cuales el Real Madrid se fijó en él para reclutarle para su cantera. Arrancó la moto en medio campo, sorteó a su par y cuando vio el momento soltó un tremendo zapatazo desde fuera del área que superó por alto al meta subiendo de esta manera el 1-1 al marcador.

Quería más el conjunto blanquiazul que buscaba voltear el resultado y Dani Pichin que casi emula a su compañero pero en su caso su remate se iba a las manos de Crettaz. Buscó más madera en el banquillo Víctor Cea y dio entrada, entre otros, a un Christian Perales que reemplazó a Ernest Forgàs en la punta de ataque.

Sin embargo el transcurrir de los minutos reflejó un choque que al igual que en el marcador también lo volvía a hacer en el juego, porque el Badajoz no había dicho su última palabra y había avisado con una buena transición que Dani Aquino culminaba de manera defectuosa disparando algo en posición inmejorable.

Todo indicaba que nos íbamos a ir con el 1-1 porque aunque ambos equipos llegaban a las inmediaciones de las metas rivales no lo harían con la suficiente claridad pero todo cambió en una acción a pelota parada que lo cambió todo y que además dejó a los blanquiazules sin capacidad de reacción. Sería en el 88’ cuando desde el costado izquierdo se botaba una falta que Pardo remataba libre de marca adelantándose a la salida de Rubén Miño para cabecear a la red.

Así llegaba ese 1-2 que fue tocado y hundido para un Talavera que bajó los brazos y al que todavía le faltaba recibir la puntilla a manos de un Zelu que se fue perfilando por el costado derecho hasta que encontró el hueco y se la coló por arriba a un Rubén Miño que recogía la bola por tercera vez del fondo de las mallas. Y así, con el 1-3, se cerraría un encuentro en el que la afición local despidió al equipo con música de viento y pidió a la directiva responsabilidades tanto en el verde como fuera de éste a la salida de jugadores y cuerpo técnico.

FICHA DEL PARTIDO

  • CF Talavera de la Reina: Rubén Miño, Choco (Pablo Monroy), Vicente, Tomi Bourdal, Góngora (Víctor Ruiz), Toño Calvo (David Añón), Jordi Ortega (Javi Domínguez), Jon Ceberio, Dani Pichín, Ernest Forgàs (Perales) y Rodrigo.
  • CD Badajoz: Crettaz, Dani Fernández, Pardo, Gorka Pérez, Josema, Clemente (Adri Cuevas), Isi Gómez (Antonio Otegui), Miguel Núñez, David Concha (Zelu), Gorka Santamaría y Dani Aquino (Adilson).
  • Arbitros: Marta Huerta de Aza (Tenerife). Asistida en bandas por Vicente Javier Almarche González y por José Antonio López Aranda. Amonestó a los locales Jordi Ortega y Vicente. Por parte visitante vio la amarilla Josema.
  • Resultado: 0-1 (min 37) Gorka Santamaría, 1-1 (min. 60) Rodrigo, 1-2 (min. 88) Pardo y 1-3 (min. 90) Zelu.