16
Mar, Jul
0 Nuevos artículos

La dupla Cubelos - Peña no pudo remontar a las medallas y firma una sexta plaza en Minsk

Deportes
Typography

Esta vez no hubo remontada o, mejor dicho, quizá llegó demasiado tardes para alcanzar las medallas. La táctica que tanto ha caracterizado durante estas fechas al binomio formado por los subcampeones mundiales Paco Cubelos e Íñigo Peña no pudo añadir un nuevo metal más a su ya de por sí dilatado palmarés.

Y es que la final del K2 1.000 metros en los Juegos Europeos de Minsk tenía el peligro de ser tremendamente abierta. Sobre el papel la dupla alemana formada por Max Hoff y Jacob Schopf partían como favoritos y al final cumplirían los pronósticos alzándose con el oro merced a su tiempo de 3:18.175.

A partir de ahí, todo podía pasar, sorprendiendo el duro arranque de la dupla lituana formada por Ricardas Nekriosius y Andrej Olijnik quienes dominaron los primeros 500 metros de la prueba con absoluta mano de hierro.

Hasta ese tramo intermedio la pareja española sería entre última y penúltima, a cerca de cuatro segundos de la cabeza. Tocaba en el segundo 500 metros intentar recuperar lo perdido y a por ello que se fueron el talaverano y el vasco.

A falta de 250 metros rebajaban casi a tres segundos la distancia y en meta se quedó en dos segundos, con el tercer mejor parcial. Sin embargo fue mucho espacio con respecto a los metales, que quedaban a un segundo de distancia, teniendo que firmar la sexta plaza en carrera con un crono de 3:20.215.

El triunfo, como decíamos anteriormente, fue para la dupla alemana, con Ucrania como segunda con un tiempo de 3:18.865 y con el equipo ruso como tercero merced a su registro de 3:19.023, completando de esta manera las tres embarcaciones el podio de la competición.