25
Sáb, Jun
0 Nuevos artículos

Juanma Marrube: “Nuestro mayor lastre y nuestro mayor hándicap fueron los meses de noviembre y diciembre”

F.S. Talavera

El técnico del Soliss FS Talavera comparecía en rueda de prensa post partido para valorar la última cita liguera y de la misma manera una complicada temporada que acabó con el descenso del equipo.

Era casi misión imposible. El Soliss FS Talavera hizo su trabajo y le tocaba esperar.

Era complicado e incluso era complicado ya sin pensar en los demás sino por nosotros al ver cómo afrontar el partido con las bajas, con la propia intensidad que requería el propio partido que nos iba a exponer y la verdad es que también fue complicado el propio partido teniendo ocasiones de gol, estar 0-2 en contra, darle la vuelta, en el segundo tiempo te pones 5-2. El propio partido nuestro era un hándicap, lo sacamos y como decíamos a lo largo de la semana “los planetas no se alinearon” y al final nos deja esa mal sabor de boca. Por un lado parece que prefieres descender con una distancia de puntos más grande, no que por ese punto que buscaremos dónde está y que lo podrían hacer todos los equipos y al final, como hablaba con los chicos, la temporada ha sido dura, ha sido buena en crecimiento para ellos, una pena no lograr el objetivo que estuvimos a las puertas y hasta el último partido. Esta es un poco la lectura, pensar en positivo lo vivido, el camino que tuvimos y al final este mal sabor de boca es el que te queda. Hay que reponerse y así es la vida del deporte y del deportista.

El apoyo del público fue impresionante durante todo el encuentro.

Ha sido espectacular y sobre todo con ese 0-2 en contra donde necesitábamos ese empujón. Estuvieron a la altura del partido, arroparon a los jugadores y creo que fueron muy importantes para nosotros.

Evidentemente en este último partido no se desciende en una temporada donde ha tocado luchar con muchas adversidades.

Si nos ponemos a hacer una valoración, pues claro que sí. No es por hoy ni por los últimos diez, es por los 34 en global. Lo dije siempre que nuestro mayor lastre y nuestro mayor hándicap fue el mes de noviembre y diciembre, con las dos copas y con ocho jugadores que afrontar muchísimos partidos por semana, eso nos lastró. Preparabas partido, partido y partido y lo que nos daba de comer, que es la liga, llegábamos siendo el tercer partido semanal. Para mi ese hándicap fue ese calendario de finales de octubre, noviembre y diciembre, pero esto es una valoración que todos los equipos pueden hacer, no hay que reprocharse nada. Este grupo de jugadores han estado de diez en situaciones adversas y situaciones complicadas, siempre reponiéndose y eso creo que también es una victoria.

¿Ahora qué?

Ahora hay que tener templanza y tranquilidad. Hay que analizar todo (club, jugadores, cuerpo técnico…) Todo ello debe de hacerse desde una perspectiva más tranquila, no de un día para otro. Hay que replantearse muchas cosas, porque el deporte y las categorías te marcan eso, y nada más. Si antes había que tener templanza ahora hay que tener tranquilidad de ver lo que nos depararán las próximas semanas.

¿Tienes buen recuerdo de Talavera?

Para mi ha sido una ciudad que vive el fútbol sala y que vive el deporte, una ciudad que se ha entregado con nosotros y como le dije a los jugadores, muchas veces ese vacile constante con ellos, pues yo les decía que era más cerámico que alguno de ellos. En ese sentido, desde el primer momento, una persona que deja a sus hijos en casa y en ningún momento está pensando en irse, simplemente con el grupo de jugadores que está, yo creo que es el mayor reflejo de la entrega que hemos puesto todos por este escudo, por esta ciudad, por nuestro propio trabajo entre todos y eso es una gran victoria, la de por estas situaciones mantener un equipo entero, peleando y creyendo, que seguía a pesar de los palos. Es por ello que en ese sentido soy un cerámico más.

Tanto esfuerzo y al final no se premia.

Se premian otras muchas cosas. Hay jugadores que han crecido, todos vamos a buscar siempre ese punto, pero el equipo y el que sea puede buscar ese partido que en un momento se le escapó en un momento dado y creo que hay muchas circunstancias para analizar. Sobre todo es el lastre constante que teníamos que ir superando, ese desangramiento poco a poco con las lesiones de Porto, de Andrés, de Javi; Ese que te llegue un jugador extranjero y que por tema de papeles no pueda ser… Todo eso al final nunca fue una excusa para nosotros, nunca mencionamos nada, sino simplemente ir al siguiente sábado, al siguiente objetivo y eso es una gran victoria. Los resultamos dicen que hemos estado vivos en todos los partidos, no fuimos un equipo descabezado sino ordenado y creo que eso es una gran victoria para el club y para los jugadores.

Una verdadera barbaridad descender con 42 puntos, que puede o ha podido valer en otras temporadas y en otras categorías para hacer playoff de ascenso.

Nosotros lo hablábamos. En una categoría en la que descienden cinco, con 34 jornadas y hacer más de 40 puntos en una situación estándar es un equipo que no pasa apuros. Eso quiere decir de la exigencia y la dificultad de la liga. Terminar la temporada con ocho puntos más cuando en una ligar regular de quince equipos haces 30 puntos y estás salvado, es un punto por jornada. Nosotros tenemos ocho comodines para mayores y creo que para el refuerzo de los jugadores terminar con 42 puntos no es lo mismo que terminar con 32. Es una verdadera animalada y un poco el calendario. Lo sabíamos todos que iba a ocurrir, pero es lo que todos nos preguntamos, que cómo íbamos a perder la categoría con 42 puntos y eso se hablaba desde principio de temporada porque nuestro objetivo siempre fue hacer 42 puntos, es curioso, ese era el objetivo marcado en pretemporada porque creíamos que entre los 41 y 42 puntos estaría la criba. Incluso cuando acabamos la primera vuelta hicimos 21 y hablábamos que tocaba hacer otros 21 para salvarnos. ¿Por qué no dijimos 22 o 24? Era una situación un poco complicada de digerir, tantos puntos, tanto sacrificio y un poco difícil de entender. Así son las normas reguladoras que estaban desde el principio y no hay nada que hacer.